28 oct 2020 Publicado en: Tips & Tricks
Temperatura óptima de servicio

Se vienen los días de calor y queremos ayudarte con algunos consejos para que disfrutes más de los vinos que te gustan.

Cada vino tiene su temperatura ideal de consumo, ello depende del tipo de vino y también del estilo de elaboración. Casi todos coincidirán automáticamente en que los blancos se beben fríos y los tintos a temperatura ambiente.

Claro que esta última varía bastante de invierno a verano, y por eso incluso llegamos a recomendar para la época estival refrescar los tintos un rato en la heladera, o si estamos en un restaurante, pedir sin vergüenza un balde enfriador.

Estos consejos te van a ayudar para que la temperatura del vino contribuya a realzar su sabor:

La temperatura ideal de los blancos está entre los 6°C y los 10°C. La de los tintos, entre los 12°C y los 16°C.

white-too-cold-inside.jpg

Si se toma el vino muy frío (a menos de 4°C), apenas se podrán percibir los aromas y se acentuarán los sabores ácidos. Contrariamente, si está por encima de 20°C, se perciben mucho los alcoholes, y también se acentúan los sabores dulces.

No almacenes los vinos blancos en la heladera por largo tiempo, ello va en detrimento del vino ya que un enfriado prolongado modifica sabores y aromas. Lo mismo para los espumosos. Es preferible que los pongas a enfriar unas horas antes de consumirlos.

Y te recordamos que sean para consumo próximo o para más adelante, lo mejor es una cava para que la temperatura permanezca constante. Senderos del Tannat te ofrece distinto tipo de cavas con diferente capacidad. Esto te garantizará no solamente que estarán a la temperatura correcta cuando desees beberlos, sino además que se mantendrán en perfecto estado acondicionados para una guarda prolongada.

Publicar comentario