13 oct 2020 Publicado en: Hoy te presentamos
Cepas raras

Te invitamos a conocer algunos tintos no tradicionales, que te pueden sorprender.

Partamos de que la cepa insignia de Uruguay es el Tannat, originario de Francia e introducido en el país por Pascual Harriague, en la ciudad de Salto. En orden de importancia y siempre hablando de variedades tintas, también se producen exitosamente Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Pinot Noir, Cabernet Franc, Petit Verdot, Tempranillo. Algunas de ellas son menos conocidas que otras, y tienen poca presencia comercial solas, las vemos más en vinos de corte o red blends, como se usa decir por estos días.

Pero hay otras variedades aún más desconocidas, y en la mayoría de los casos elaboradas por una sola bodega, que han surgido y mantienen su presencia, gozando de buen prestigio y logrando un lindo número de seguidores. Aquí se las presentamos.

Zinfandel

Lo elabora bodega Artesana, en Las Brujas. Es una uva bastante difícil desde el punto de vista agronómico, muy delicada, y como los granos no maduran en forma pareja porque son bastante pequeños, hay que estar muy encima para determinar en qué momento cortar los racimos. Llegó al país ya que Blake Heinemann, el propietario de la bodega que es de origen norteamericano, quería producirla en el Uruguay. La cepa se cultiva exitosamente en los Estados Unidos, principalmente en California. Se plantó en 2008 y las primeras botellas elaboradas son de la vendimia 2010. Los enólogos son Analía Lazaneo e Ignacio González.

Sangiovese

Esta cepa es popular y masiva en Italia, y en cierto momento tuvo bastante impulso en nuestro país, pero ahora han quedado bastante pocas bodegas que lo elaboran y comercializan como varietal. Lo cierto es que el clima de la península itálica es de montaña y costero a la vez, como es el caso de la Toscana, donde es más representativa. Allí las cepas son de maduración lenta y no se adaptan bien a veranos intensos como los nuestros. 

El que hace Gabriel Pisano para su proyecto Viña Progreso es un vino de gran extracción de color, púrpura intenso. Los aromas potentes y predominantes son de mermelada de arándanos, frutillas, e incluso ciruelas secas, con toques de chocolate y tabaco de fondo. En boca es estructurado y persistente, ideal para pastas rellenas y salsas fuertes.

Arinarnoa

A esta variedad, que fue creada por cruzamiento en un laboratorio de Francia en 1956, se le atribuyó durante mucho tiempo la paternidad de Merlot y Petit Verdot, pero recientemente y gracias a modernos estudios de ADN, se estableció que su origen proviene de la cruza de Tannat con Cabernet Sauvignon. Su brotación tardía y resistencia a lluvias hizo que Bresesti comenzara su explotación no hace muchos años, pensando en un consumidor inquieto, que se apasiona por probar cosas nuevas. Hay otras bodegas nacionales que también lo elaboran.

Nero d'Avola

Cepa que identifica a Sicilia, donde tiene cientos de años de antigüedad, únicamente la cultiva el Ing. Agr. y Enól. Reinaldo De Lucca en sus viñas de El Colorado (Canelones), y su lanzamiento data de 2016. Produce vinos de intenso color, muy especiados en nariz y de alcohol medio a alto. Si bien puede impresionar la intensidad de color, no deja de ser un vino liviano y fresco, pero con una presencia interesante de taninos secos en boca, sello característico de esta bodega. El aroma es fiel a la variedad, con una combinación de frutas frescas y, por sobre todo, especias de todo tipo. Un desafío para los sentidos. Solamente elabora 1200 botellas al año.

Aglianico

Una vez más las raíces italianas de De Lucca nos acercan otra variedad exclusiva y única en nuestro país, esta vez de gran arraigo en la zona de Basilicata y Campania, pero cuyo origen se remonta a Grecia. Fue plantada en El Colorado hace poco más de 10 años y en una extensión de menos de una hectárea, con una elaboración cuidada y extremadamente artesanal, cosechándolo y despalillando grano a grano manualmente, y posteriormente fermentado en barricas abiertas. El resultado es un vino de aromas delicados, dominado por frutas rojas frescas y maduras, con toques levemente herbales que refrescan mucho la nariz, mientras que en boca tiene taninos amables y jugosos sobre una acidez firme y agradable. Un vino que mezcla frescura, estructura y tradición en una sola botella. Crianza en roble americano por 6 meses. Únicamente envasa mil botellas por año.




Publicar comentario